Expedientes de creación de Unae, Uniartes, Yachay e Ikiam se entregaron en la Asamblea Nacional

Long: “Las 4 universidades marcan un hito en el fomento del conocimiento ecuatoriano y la formación del talento humano del Ecuador”

Ante el pleno de la Asamblea Nacional, el ministro Coordinador de Conocimiento y Talento Humano, Dr. Guillaume Long expuso, el 13 de agosto, la importancia de las cuatro universidades emblemáticas que se construyen en Ecuador: Unae, Uniartes, Yachay e Ikiam.

Long resaltó que los 4 proyectos de Ley tienen una importancia fundamental para el futuro del Ecuador, “estamos convencidos de que las 4 nuevas universidades, la Universidad Nacional de Educación, la Universidad de las Artes, la Universidad Regional Amazónica Ikiam, y la Universidad de Investigación en  ecnología Experimental, Yachay, serán pilares esenciales de la transformación social, productiva y cognitiva de nuestro país”.

El Ministro añadió que los  4  proyectos marcan un antes y un después en  la historia de nuestro sistema de educación superior, “con las importantes excepciones del caso, muchas universidades ecuatorianas no han tenido propuestas académicas de calidad”.

Long recordó que algunas universidades del país, antes del proceso de recategorización “estaban regidas por los vaivenes de la moda y del mercado, más que por las necesidades del desarrollo, hemos sido víctimas, a menudo, de la estafa académica, de los caciques universitarios, de la ausencia de investigación, y del absoluto abandono de los estudiantes”.

Ahora, con las 4 nuevas universidades, el Ecuador busca “propender la excelencia académica, al ser universidades de investigación, y al ofrecer educación superior pertinente al servicio del país, estas 4 universidades marcan un hito en el fomento del conocimiento ecuatoriano y la formación del talento humano del Ecuador”, dijo el funcionario.

Entrega de expedientes
Long añadió que los expedientes  universitarios que se presentaron ante el Pleno de la Asamblea es el  fruto de un arduo trabajo de años por parte de equipos académicos en el área de las artes, de la pedagogía y de las ciencias.

Los encargados, al momento del proceso de elaboración de los expedientes fueron por Unae el Ministerio de Educación; Uniartes el Ministerio de Cultura y Patrimonio; Ikiam el   Ministerio Coordinador de Conocimiento y Talento Humano; y, Yachay la Secretaría Nacional de Educación Superior, Ciencia, Tecnología e Innovación.

El Ministro hizo un llamado para que los y las asambleístas lean con profundidad y crítica los expedientes “léanlos con detenimiento. Marcan una importante ruptura entre las universidades creadas, a menudo sin cumplir con los más mínimos estándares de calidad, por el viejo Congreso del ayer, y las Universidades del mañana creadas, con rigor y exigencia académica, por esta nueva Asamblea Nacional”.

Formación del Talento Humano
Long resaltó que las 4 nuevas universidades responden, además, a las imperiosas necesidades de formación de talento humano y de investigación del país.

En este sentido la Universidad de las Artes, con sede en Guayaquil,  llena un importante vacío en la formación de los creadores, críticos de las artes, profesionales de la cultura y de las industrias culturales, y profesores de arte que necesita el sistema de educación.

Al respecto, el Ministro añadió “debemos dejar atrás este concepto de un artista marginalizado y que se auto-marginaliza, y que no puede interactuar con instituciones. Todo sofisticado sistema de cultura a nivel mundial goza del debido acompañamiento académico”.

La Universidad Nacional de Educación, con sede en Azogues provincia de Cañar, llena otro importante vacío: esto es una oferta de calidad para la formación de los profesores de educación inicial, básica y de bachillerato.

Long acotó “debemos mejorar la calidad de nuestro sistema de educación si queremos llegar a la sociedad del conocimiento, y eso pasa por la infraestructura digna y con las últimas tecnologías que construye el Gobierno nacional, pero también y sobre todo por la formación del docente del mañana”.

Refiriéndose a la Universidad Regional Amazónica Ikiam, con sede en Tena provincia de Napo, dijo que “resulta fundamental para dejar de ignorar, como lo hemos hecho durante siglos, a nuestro mayor laboratorio, la verdadera riqueza de nuestra Amazonía, su patrimonio biogenético. Son otros los países que el día de hoy, a veces recurriendo a prácticas condenables, se aprovechan de los recursos naturales que nuestra mega-diversidad encierra”

Long, dijo que Ikiam “es nuestra oportunidad para hallar soberanamente, y mediante el diálogo de saberes, los secretos que la Amazonía abriga”.

En tanto, que la Universidad de Investigación en Tecnología Experimental, Yachay, con sede en Urcuquí provincia de Imbabura “quizás la más ambiciosa de las universidades del país, busca ser el centro, el corazón de una verdadera Ciudad del Conocimiento, para promover la investigación científica, y la generación y difusión de conocimiento”.

“Yachay significa atrevernos como país a creernos capaces de hacer ciencia, de interactuar con la academia del mundo sobre temas de preocupación de la humanidad entera. Yachay es dejar de pensar en pequeño” enfatizó Long.

Long reiteró ante el pleno de la Asamblea que las 4 universidades son los pilares fundamentales del cambio de la matriz productiva que se propuso el Ecuador “bajo el nuevo contrato social, en la Constitución de Montecristi, en los sucesivos planes de gobierno legitimados en las urnas, y en los Planes Nacionales para el Buen Vivir: dejar de dedicarnos exclusivamente a la producción y exportación de bienes finitos, para producir bienes infinitos y alcanzar la sociedad del conocimiento”.

Gratuidad de la Educación
Long  recalcó que Unae, Uniartes, Yachay e Ikiam  son universidades públicas y como tal “los grandes beneficiarios de la creación de estas universidades serán las nuevas generaciones de jóvenes del país, de todos los estratos sociales, y de todos los rincones de la patria, que podrán estudiar gratuitamente en universidades de excelencia”.

Long concluyó “lo público, hemos insistido a menudo, debe ser lo mejor. Un servicio público, cualquiera que sea, que no goza de calidad será a lo sumo demagogia.Por eso debemos estar siempre vigilantes de que estas universidades estén siempre a la altura de las expectativas de las ciudadanas y ciudadanos, y de las demandas de nuestro camino hacia el Buen Vivir”.